top of page

Los equipos de trabajo y las nuevas formas de comunicación

Cada día los paradigmas del pasado se están rompiendo y se construyen nuevas formas de pensar, sí, por la tecnología, pero también por la búsqueda incesante de un nuevo balance personal.


Hoy nuestras organizaciones están siendo transformadas desde el interior por el talento que nuestra cultura ha logrado atraer. Y es aquí en dónde se vuelve muy claro que el gran reto de nuestro tiempo es lograr formar activos emocionales sólidos, y a su vez maleables, en dónde la voluntad de cambio debe ser más fuerte que la necedad de preservar el status quo.


Vivimos en el tiempo en dónde el liderazgo positivo transforma patrones de comportamiento negativos y los convierte y dirige a la consecución de metas en común.


Querido lector, esta entrada no intenta hacer una declaración de cambio, ni mucho menos aburrir, ya que buscamos que sea leída por el ojo experto del empresario de años, cómo también del colaborador que inicia su proceso de formación y que quiere entender como integrarse a sus nuevas encomiendas, por lo que si tenemos tu atención, prepárate para una síntesis sobre como formar equipos en tu empresa y lo que crea una comunicación efectiva.


3 generaciones actualmente comparten un espacio físico dentro de nuestras organizaciones, la generación X (1969-1980), los Millenials (1981-1993) y los Centenials (1994-2010) de cuyos 3 solo dire de manera aleatoria que dentro de sus rasgos están la irreverencia, la obsesión al éxito, y la frustración, quien y porque, eso será tema de otra entrada.


Lo importante de esto, es como logramos que estas personas se integren en equipos, ya sea de una misma generación o entre generaciones, al final de eso se trata una empresa, de la integración de personas con un fin en común. Y será aquí en dónde empezaremos a ponernos románticos, ya que como personas, somos seres sociales y emocionales. Seres que buscamos nuestra individualidad pero también nuestra pertenencia. Y a su vez seres que necesitamos de un guía, un maestro o un líder que nos ayude a desarrollar nuestras capacidades y habilidades, para llegar a ser nosotros mismos, ese maestro o sentirnos parte de un todo que se mueve.


Ya sea por fines económicos, de aprendizaje, de status o poder, buscamos la integración a un equipo y en este caso a una empresa, Y entonces si el formar parte de una empresa es una acción premeditada y se ejecuta de manera libre, ¿por qué nos cuesta tanto trabajo integrarnos y formar un equipo de trabajo eficiente?


La razón, a mi parecer, nuestra falta de PROPÓSITO.


Propósito, sentido + Pasión


"Los dos días más importantes de tu vida son el día en que naces y el día

en que descubres por qué"

Mark Twain.



Un estudio realizado a gran escala afirma que solo el 31% de los trabajadores están comprometidos con su trabajo1 .


Esto es parte de las razones por las que no nos logramos integrar en equipo, cuando no tenemos un propósito claro, y tampoco podemos alinearnos a un propósito mayor, empezamos a trabajar sin sentido, algo que es lógico y que nos deja claro por qué algunas organizaciones se estancan.


¿Como lograr que mi organización se integre y crezca?


Estos pueden ser 7 elementos que puedes usar y que nosotros adaptamos del Dr. Ichak Adizes y del libro Delivering Happiness de Tony Hsieh


  1. Construye tu cultura empresarial: Antes de diseñar la planeación estratégica de los próximos 5 años, piensa en el desarrollo de los pilares fundamentales en donde edificaras cualquier plan a futuro y que servirán de estructura moral para las personas de tu empresa. Como ejemplo, los pilares fundamentales de MYA Consulting.

  2. Fija tu visión: Establece de forma muy clara, con una declaración firme, fuerte y retadora tu visión a los próximos 5 años, y afina tu misión para que esté alineada a esta declaración, a esto cámbiale el nombre por "Nuestro propósito", ya que como bien lo dice, este será parte de la declaratoria a la que se puede aferrar todo el personal, más aún cuando no hay un propósito claro sobre a dónde ellos quieren llegar, y si lo saben, les servirá como vehículo para llegar a él.

  3. Diseña y moldea tu estructura: No hablamos de un organigrama, que es importante, pero no para este fin, hablamos de la capacidad de establecer responsabilidades claras, así como líneas de mando bien definidas. Pensemos en los Navy Seals de la marina de estados unidos. En su programa de reclutamiento, los integrantes son llevados al límite de su capacidad física y psicológica. Un 90% de los participantes abandonan el programa por si solos. Sin embargo, aquellos que aprueban tienen la confianza de que la persona que tiene al lado es capaz de salvarle la vida. Y que están comprometidos (a muerte) con el éxito de la misión. Además, si en algún momento un integrante del equipo no está, el resto puede terminar el trabajo sin problema. ¿Te imaginas lograr algo así en un equipo dentro de tu organización?

  4. Genera disciplina: No podemos jugar al monopoly o al risk, si nos ponen el tablero enfrente, nunca lo hemos visto en la vida y no tenemos las reglas del juego. Es sumamente importante que establezcas reglas, procesos y políticas claras, que aunque a muchos no nos gusten, son parte fundamental del crecimiento y el orden social. Adiciona un ingrediente que nosotros usamos todo el tiempo, abraza el error y el cambio constante, esto permitirá que flexibilices tus propias reglas y logres adaptarte a las diferentes etapas del crecimiento.

  5. Atrae a las personas correctas: Una vez integrando los 4 puntos anteriores, tu organización empezará a generar atracción de talento, gente que se alinea a tu cultura, que está dispuesta a compartir tu visión y se comprometerá con tus objetivos. Las personas correctas son aquellas que no solo tienen los conocimientos, sino que además les apasiona lo que hacen y están dispuestos a compartir esa pasión. Estas acciones provocarán respeto y confianza en el equipo de trabajo.

  6. Programa iteraciones: Las cosas cambian, así que prepárate para programar revisiones constantes y mucho feedback (Retrospectivas), sobre la marcha debemos mejorar, pero sobre todo, con un equipo fuerte que impulsa el cambio, verás caer tus objetivos rápidamente.

  7. Diviértete: No nos queda nada más que decir que, la vida es muy corta para no divertirse.


Sé que nos alargamos con este texto, pero vaya que encontramos inspiración, esperamos que te ayude a que tus equipos se formen, se integren y juntos lleguemos al éxito, sea cual sea tu definición del mismo. Para nosotros, que sigas confiando.


1. Enero de 2013. Employee Engagement Research Repor, Blessing White: cort.as/-EPVv

63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page